Últimas Noticias

El Covid-19 silencia la batería del talentoso Eddy Chuquimia



La música boliviana se vistió de luto porque el corazón del baterista Eddy Chuquimia dejó de latir la noche del sábado. Su cuerpo no soportó el ataque  del Covid-19, que por días lo tuvo internado en un hospital paceño. Amigos y artistas le rinden homenaje.

“Eddy, nuestro hermano, nos dejó. Pero también nos dejó toda su música, su amor, sus enseñanzas, su pasión, su ritmo, su risa, sus chistes, su buen humor... Lo extrañaremos en cada paso, cada nota, cada segundo. Estará siempre con nosotros”, publicó en su cuenta oficial la banda  de jazz-fusión, Efecto Mandarina.


  La partida  del joven intérprete causó pesar  en el ámbito artístico.

Si bien esta fue  la agrupación en la que  Chuquimia consolidó su carrera, su camino por la música empezó hace casi un cuarto de siglo. Muy joven y versátil tocó en   varias agrupaciones   y se convirtió en uno de los grandes bateristas  del país.

El músico sesionista, productor, docente e instructor de batería y percusión, se formó en el Conservatorio Nacional de Música. Fue parte de la Orquesta Sinfónica Nacional  y de  la Big Band Jazz Juvenil de Bolivia. Participó en varios festivales nacionales e internacionales  junto a Danilo Rojas Cuartet, la Big Band Bolivia y Martín Castillo.      

Su pasión por el ritmo y su amor a la música afloraba en todos los ritmos:  jazz,  rock,  pop o  folklore. Siempre buscando dejar algo de sí mismo,  tanto en un blues como en  una chacarera.

Formó parte la agrupación Sin Fronteras  y acompañó a Esther Marisol y  Jheny Cárdenas,  entre otros.  

Vivió sus 41 años al máximo, con la mira puesta en cumplir sus sueños de llevar su música a otro nivel, enseñar  y dejar huella.  Con ese objetivo abrió la academia de batería y percusión que lleva su nombre.

“Seguirás estando en todas las canciones porque así trasciende uno, en su arte...  y el tuyo era siempre ir a tu ritmo...”, le dedicó la  vocalista Vero Pérez.


Vía: Página Siete. 

No hay comentarios.