miércoles, 12 de julio de 2017

A pesar de ser el frontman de dos bandas exitosas como Slipknot y Stone Sour, no todo es color de rosas para Corey Taylor que, además de sus problemas de salud –fue operado de la columna hace un año–, también lucha con temas de salud mental.
En una entrevista con Rolling Stone, el cantante habló sobre su lucha contra la depresión. Al ser consultado sobre su forma de controlar sus emociones, Taylor se sinceró: “Bueno, evidentemente no las tengo controladas. Necesité dos bandas, un libro y un puto programa de radio sólo para nivelarme. Y todavía no puedo conmigo mismo la mitad del tiempo”.
Taylor hace mucho por tener su mente bajo control: “Me ejercito. Trato de estar lo más saludable posible. Intento sacar todo lo negativo de mi vida: químicos, alcohol, toda esa mierda. Trato de enfocarme en lo que importa, que es mi carrera, mis hijos, mi creatividad; y trato de mantenerme sano, porque quiero seguir haciendo esto por un largo tiempo. Así que supongo que eso es lo que mantiene mis emociones controladas”.
Sin embargo, la personalidad del cantante y su historia lo llevan a salirse de control en varias ocasiones: “No siempre funciona. Tengo picos de depresión severa que son muy, muy difíciles de sobrellevar. Pero como también soy un adicto, intento mantenerme lejos de todas las medicaciones potencialmente adictivas porque me conozco, y sé cómo me pondría. Así que trato de lidiar con esto de la forma más natural posible. Sé que eso suena muy hippie, pero cuando te conocés y sabés los hábitos en los que podés caer tan fácilmente, tenés que encontrar alternativas. También hago terapia”.
Hace poco, de hecho, Taylor participó del programa The Therapist, en el que, durante una sesión televisada, confesó que fue ausado de chico.
Reacciones:

0 comentarios: