miércoles, 31 de mayo de 2017

A lo largo y ancho del continente están pasando cosas, solo hace falta tener los oídos bien abiertos para llegar a ellas. Rock alternativo, post punk, stoner rock, pop experimental, folk, psicodelia… En lo que va de este recorrido por la escenas independientes sudamericanas -que ya ha pasado por Uruguay y Paraguay-, nos hemos encontrado con montones de proyectos que nos han dejado agarrándonos la cabeza y que en la mayoría de casos, están emergiendo y guerreando desde sus frentes para conseguir una oportunidad para salirse de sus fronteras y llevar su música a nuevos lugares.
Esta semana le ponemos la lupa a Bolivia, ese país desértico, místico y de raíz indígena donde se encuentran las tierras más altas del continente y cuyo valor cultural, es una de las joyas más autóctonas y símbolo de resistencia de nuestro continente. Justo ahí, entre ciudades como La Paz, Cochabamba y Santa Cruz de la Sierra, han emergido en el último par de décadas propuestas que se escapan del rock en su expresión más tradicional y le han apostado a experimentar y llenar de sonidos frescos a la escena independiente boliviana.
Bienvenidos a tierras incas.

Enfant

Este misterioso ensamble con base en La Paz, es quizás uno de los descubrimientos más inesperados con el que nos hemos encontrado en esta serie de artículos. Un grupo conformado por ocho músicos -tres viven en Argentina y uno en Brasil- que de una manera magistral, mezclan géneros como el noise, el post rock y el alternativo con la tradición musical boliviana creando, en pocas palabras, un sonido jodidamente original que hay que escuchar varias veces para poder digerir del todo. Es música melancólica, cojonuda y progresiva. En lo corrido de su historia ya cuentan con dos discos - Filium Ex Machina y Ellipsism- que les recomendamos, escuchen con audífonos y los ojos cerrados.

Mammut

Esta banda originaria de Cochabamba cumple este año una década en el ruedo y es uno de los grupos insignia del indie boliviano a pesar de haber tenido un parate entre 2009 y 2014. Su sonido está basado en las guitarras eléctricas bien afiladas, los golpes de batería acelerados y unos sintetizadores que le van dando un aire medio espacial a sus canciones. También es un grupo que se mueve mucho por el circuito de bares y venues de la escena independiente que está creciendo en las grandes ciudades bolivianas.

Pervclub

Escuchar a este duo de new wave conformado por un par de personajes que se hacen llamar Sigur y Shagall, se siente literalmente como meterse en una máquina del tiempo con unos alienígenas y devolverse treinta años en el pasado. Música electrónica basada en sintetizadores etéreos que le hace guiños a lo hecho por bandas como Soda Stereo y The Cure en los ochenta a la vez que estéticamente, es un tributo a Stranger Things y películas de ciencia ficción de culto como They Live The Wraith.

Visiones

Antes conocidos como Visiones del Terror, este grupo de Santa Cruz de la Sierra lleva desde el 2010 jugando con géneros como el post punk, el indie y el noise. A pesar de que hasta el momento solo han publicado un par de EPs -sumando no más de cuatro canciones grabadas en estudio-, se han movido bastante con presentaciones en vivo a lo largo del país y ahora mismo andan trabajando en un nuevo corta duración que verá la luz en noviembre de este año.

Astronauta Suburbano

Ellos definen su propuesta como "Pop esotérico" y en las primeras escuchas, se siente como si fueran algo así como una clase de Depeche Mode cochabambino. Riffs bien marcados de guitarra, sintetizadores que son protagonistas, un bajo bien pesado y una voz que va tirando frases ambiguas y que en conjunto lo van llevando a uno por un recorrido bailable y a la vez introspectivo.
Reacciones:

0 comentarios: