sábado, 26 de julio de 2014

Cosas del destino. Una plaga de escarabajos (beetles en inglés) destruyó el pino que homenajeaba a George Harrison en Los Angeles. El músico pasó sus últimos años en esa ciudad y, tras su muerte en 2004, el gobierno plantó un árbol en el parque Grifith en su honor.
"En recuerdo de un gran humanitario que tocó al mundo como artista, músico y jardinero”, reza la placa junto al pino e incluye una cita de Maharishi Mahesh Yogi: “Para que el bosque sea verde, cada árbol ha de ser verde”. La paradoja, es que según informa Los Angeles Times, el árbol fue destruido por una plaga de escarabajos. Curioso.
Reacciones:

0 comentarios: