miércoles, 7 de mayo de 2014

El baterista de Scorpions fue condenado a un mes de prisión por insultar a los musulmanes y hacer gestos indecentes en Dubai y quieren deportarlo. James Kottak no se portó del todo bien en el aeropuerto de esa ciudad y, borracho, se bajó los pantalones. Estas son faltas graves en los Emiratos y ahora el músico transita sus días allá con custodia policial y su pasaporte fue confiscado.
Dos miembros del personal de tierra del aeropuerto destinados en la zona de tránsito declararon que oyeron a Kottak gritar que no iba a viajar con un grupo de pasajeros paquistaníes y afganos. Asimismo, varios testigos afirmaron que el acusado se tapó la nariz en gesto de repulsa y que se le escuchó maldecir a la compañía aérea Flydubai, a los musulmanes y al aeropuerto. Kottak, por su parte, admitió haber bebido alcohol, pero negó los otros cargos y basó la defensa en que el batería estaba tratando de mostrar un tatuaje en su espalda a las personas que se hallaban en ese momento en el aeropuerto.
Reacciones:

0 comentarios: