Últimas Noticias

Especial: Los dobles del rock.

color humano-madiba
Hace poco, en este mismo espacio, le conté acerca de “el otro Nirvana”, la banda inglesa de los años ’60 que por aquel entonces había adoptado el nombre que más tarde eligió para sí el grupo comandado por Kurt Cobain. Pero, en realidad, el de Nirvana fue solo uno de los tantos nombres que han sido replicados en la historia del rock a lo largo de los años, es decir grupos que han compartido la misma denominación, aunque  hayan tenido características estilísticas bien distintas.
Comenzando con la década del 60, todos ustedes recordarán al grupo estadounidense The Byrds, liderado por Roger McGuinn y David Crosby, aquellos que tuvieron un gran hit electrificando el “Mr. Tambourine Man” de Bob Dylan y a partir de allí fundaron prácticamente el folk-rock. Pues bien, les comento que existieron también al mismo tiempo unos Birds ingleses, sólo que estos se escribían con “i” latina en vez de con “y” griega.  Y aunque no fueron tan conocidos como sus casi-homónimos del otro lado del charco, y apenas llegaron a grabar un puñado de singles,  los Birds ingleses tenían la reputación de ser uno de los mejores grupos de rhythm and blues del Londres de la época, a juzgar por sus actuaciones en vivo.  Eran también un quinteto y entre sus filas militaba un muy joven guitarrista llamado Ron Wood, que más tarde se haría famoso por sus performances en el Jeff Beck Group, los Faces y los Rolling Stones.  Se los puede conocer a través de la recopilación Collectors’ Guide to Rare British Birds, que les editó el sello Decca -
 Al promediar los años ’60 surgió entre las filas de la naciente psicodelia inglesa una banda del oeste de Londres, que tuvo su momento de gloria entre 1967 y 1969, llamada Kaleidoscope. En su sonido y en su instrumentación delataba los detalles reveladores de aquel estilo: caprichosos cambios de ritmo, uso de clavicordios y otros teclados no convencionales en el campo del rock, estribillos pegadizos pero también bizarros, en fin, un caso de libro de texto del panteón psicodélico.  Cruzando el charco también había una banda llamada Kaleidoscope pero de origen norteamericano que asimismo tenía sus asociaciones con la psicodelia yanqui pero pasada por un tamiz que también incorporaba ritmos country y folk.  En este Kaleidoscope de América del Norte militaba un guitarrista llamado David Lindley que luego se ganaría una justificada fama tocando junto a Ry Cooder, Jackson Browne y hasta tocó en el álbum Ubalé, de nuestra mismísima Gabriela.  Del Kaleidoscope inglés recomiendo la recopilación Dive Into Yesterday, que editó Universal, y de los estadounidenses, el álbum A Beacon From Mars.
Y si entre ustedes hay devotos del sonido Madchester, la música de la ciudad inglesa de Manchester que a principios de los 80 combinó rock con música dance y con soul norteño inglés seguramente habrán amado los discos de The Charlatans, uno de los principales animadores de aquella escena. Pero no sé si sabrán que hubo también un grupo con el nombre The Charlatans que fue pionero del folk-rock psicodélico estadounidense a mediados de los 60, antes incluso que agarraran envión las grandes bandas de la Costa Oeste como Jefferson Airplane o The Grateful Dead.  Estos otros Charlatans tuvieron varios problemas para grabar, no era una época fácil para llegar al disco, pero así y todo han quedado suficientes testimonios de su sonido en demos, acetatos y también en un par de álbumes registrados cuando el grupo ya no estaba en su momento de mayor apogeo. Escúchenlos en la recopilación The Amazing Charlatans, que editó el sello inglés Big Beat.
La repetición de nombres no sólo se da entre ingleses y norteamericanos. Seguramente conocerán a los norirlandeses Them, la banda donde dio sus primeros pasos importantes en el campo de la música el cantante y compositor Van Morrison, con hits inolvidables como “Gloria” y “Baby, please don’t go”. Lo que probablemente no sepan es que en Argentina existió un grupo entrerriano llamado también Them, que llegó a grabar un single para Mandioca, la legendaria grabadora pionera de los sellos independientes argentinos.
Color Humano fue la banda que formó en 1972 Edelmiro Molinari, ex guitarrista de Almendra, cuando ese grupo se separó. Originariamente tenía a Rinaldo Rafanelli en bajo y a David Lebón en batería, puesto que luego tomó Oscar Moro.  Lo curioso es que también existe otro Color Humano, de origen europeo al que por su estilo y orígenes, muchas veces se ha vinculado al desaparecido grupo Mano Negra. Son una banda parisina formada en una casa ocupada, donde grabaron su primer álbum, Moskowa Libre.  Es un grupo de mestizaje: mezclan estilos tan dispares como el raggamufin, el reggae, el rock, todo a ritmo rápido.  Tienen letras fuertes y parece ser que los shows son una fiesta.  A raíz del éxito que tuvieron en Cataluña, el Color Humano francés decidió instalarse en Barcelona, donde grabaron un nuevo disco.
 Y hay varios casos más: Oasis y Genesis, sin ir más lejos, también tienen sus equivalentes sudamericanos. Pero… no puedo seguir. Me tendrán que disculpar pero yo esto lo termino aquí porque ya estoy empezando a ver doble.

No hay comentarios.